En este momento estás viendo Patria de Machos: Masculinidad Tóxica en México

Patria de Machos: Masculinidad Tóxica en México

Por:  Edgar Emmanuel Magdaleno

             El hombre mexicano siempre ha estado perseguido por este concepto que lo ha llevado a tener un conflicto eterno consigo mismo, siempre en una pelea constante para demostrar a todo el mundo que él es un verdadero hombre, un “macho”.

Siendo la agresividad parte de la identidad del machista, se ha normalizado el lenguaje y la violencia como métodos para reparar cualquier situación, siempre en la búsqueda de imponer y mantener superioridad hacia la mujer. Podemos definir el machismo como un estilo de vida que apoya y defiende la superioridad del hombre y el dominio contra la mujer y aquellos hombres que en los ojos del macho son inferiores (Moral de la Rubia, J., & Ramos Basurto, S, 2016).

Cuando hablamos de una “persona machista” no nos referimos a lo que define completamente a una persona desde su nacimiento hasta su muerte, sino a los comportamientos y acciones que denigran y ofenden a mujeres y hombres por ser diferentes o actuar en lo que ellos perciben como fuera de su normalidad, afortunadamente, los comportamientos machistas pueden ser eliminados para poder llegar a un fin igualitario donde se respeten los derechos y libertades de todos, para eso, debemos de identificar y conocer las señales de una actitud machista.

Es importante identificar la perspectiva que tienen hacia la mujer, usualmente defendiendo los roles de género que han sido tradición de la sociedad por muchas décadas en donde se cree que la mujer tiene como una de sus únicas funciones casarse, ser la ama de casa y ser la cuidadora de los hijos mientras el hombre tiene la función de trabajar y conseguir los frutos económicos.

Algunas de las estrategias para erradicar el machismo son:

  1. Identificar expectativas específicas que se tengan de los hombres y las mujeres. El cuidado de los hijos o la limpieza en el hogar no son solo cosas que le “tocan” a la mujer. Es responsabilidad de todos.
  2. Modificar el uso del lenguaje machista.Como personas, la comunicación es vital y el uso del lenguaje nos permite dar un sentido a nuestra realidad, al usar un lenguaje machista nos volvemos parte del esquema de comunicación machista sin siquiera darnos cuenta, hay que ser muy conscientes de cómo utilizamos nuestro lenguaje.
  3. Obsérvate. Lamentablemente tenemos como sociedad normalizada la conducta machista, es muy importante detenerse y tratar de identificar aquellas conductas que hemos cometido y que contribuyen a 
    la propagación del machismo. A veces es difícil aceptarlo, sin embargo es necesario

El machismo es una herida que ha lastimado al hombre, por mantenerse en un conflicto eterno con su identidad, y a la mujer mexicana por vivir en un país que no se le ha respetado sus derechos;

Estamos a tiempo los hombres, para reconocer los errores de esta masculinidad tóxica que podemos ver en la sociedad mexicana y en nuestras familias, entender que tenemos nosotros la decisión de eliminar este fantasma que es apertura hacia la violencia de género y que es lo que impide la igualdad y la seguridad en nuestro país. 

Referencias

  • Moral de la Rubia, J., & Ramos Basurto, S. (2016). Machismo, victimización y perpetración en mujeres y hombres mexicanos. Estudios sobre las culturas contemporáneas, 21(43)

Mind It!

Por más empresas con equipos de trabajo sanos. Por más salud mental sin prejuicios ni miedos

Deja una respuesta